Los vuelos sanitarios y operativos de trasplante no fueron afectados por las medidas de seguridad dispuestas en torno a la cumbre del G20 la semana pasada, entre ellas el cierre del aeroparque metropolitano, afirmaron fuentes del Ministerio de Transporte.

Voceros de esa cartera desestimaron que se haya frustrado el trasplante del mendocino Eduardo Salice (42) debido a las restricciones aéreas, como planteó el paciente que dijo haber perdido el riñón que esperaba hace seis años por la cancelación de un vuelo de Aerolíneas Argentinas, tal como lo había expresado la mujer del enfermo en medios radiales.

Aunque del 29 de noviembre al 1° de este mes “el aeroparque Jorge Newbery quedó reservado para la operación de comitivas oficiales” que participaban de la cumbre, se habilitaron otras plataformas para casos de emergencia, señaló el vocero.

También detalló que durante esos días equipos del Ministerio de Transporte, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y el Incucai “programaron las salidas y llegadas de vuelos sanitarios desde y hacia el aeródromo de San Fernando”.

En esos tres días se registraron “en total diez vuelos solicitados que se cumplieron tal cual lo establecido”, afirmó la fuente y aseveró que “no se informaron otros vuelos” sanitarios.

Aerolíneas tampoco programó otros servicios, ya que “la restricción operatoria de Aeroparque fue informada” a todas las compañías aéreas “con 8 meses de anticipación, por lo que no se vendieron pasajes para esas fechas”, explicó.

“Gracias al G20 mi marido no pudo ser trasplantado porque los vuelos no salieron a tiempo y se perdieron los órganos”, dijo Natalia Tobio, esposa de Eduardo Salice (42), quienes residen con sus dos hijos en General Alvear.

Salice espera hace seis años un trasplante de un riñón y su donante -con un 98,8% de posible compatibilidad- apareció en la ciudad de La Plata, pero según indicó la familia, los órganos se perdieron debido al bloqueo de vuelos impuestos en todo el país por las medidas de seguridad en torno al G20.

La mujer dijo a medios radiales que su esposo había recibido “diálisis en General Alvear temprano en la mañana” y que cuando estaban por arribar a la capital provincial para su internación les avisaron que “el órgano nunca había llegado”.

“Los doctores nos explicaron que el vuelo no se permitió por el tema de seguridad del G20 y que el riñón se perdía, no sé por qué el vuelo no salió porque estaba programado”, dijo la mujer, hecho que desestimó la cartera de Transporte.

Fuente: Mendoza Post.

A.C.