La clausura se dió luego de que una trabajadora del lugar denunciara malas condiciones de trabajo y habitacionales. 

La directora de Inspección de la Comuna, Mabel Uccelli, señaló que «a inicios de enero se realizó un relevamiento de todos los geriátricos o casas de adultos mayores que hay en el departamento, ya que nos encontrábamos con mucha falta de información». A raíz de este estudio se conoció que existen 14 lugares que se dedican al cuidado de abuelos y un total de 147 adultos alojados entre estos geriátricos.

«En la gran mayoría de estos lugares falta gran parte de la documentación requerida para el correcto funcionamiento, es por eso que desde Inspección estamos orientando a los propietarios para que puedan adquirir la habilitación correspondiente», señaló Uccelli. En la actualidad existen dos habilitaciones, una otorgada por la Municipalidad y otra por el Ministerio de Salud de la Provincia.

Sobre la clausura del geriátrico «Casa Feliz», ubicado en calle Zeballos, explicó que «como consecuencia de una denuncia emitida por una trabajadora del lugar, la fiscalía inició una investigación en dónde el Municipio aportó toda la información existente del lugar». Tras la clausura del mismo, los pacientes alojados en geriátrico clausurado, fueron distribuidos en otros hogares con el conocimiento de sus familias.