El Concejal Gustavo Vendramin manifestó que el veto de la ordenanza por parte del Intendente y que tuvo el apoyo de 6 votos a favor, es totalmente desacertado.

Desde el bloque PJ-FPV al fundamentar la ordenanza, se manifestó que el índice inflacionario que tendrá el país, rondará el 27 % entonces es un aumento del 14.9% para los empleados municipales atrasa el sueldo. A eso se le suma que desde el Ejecutivo, pretenden pagarlo en tres cuotas.

Se debe trabajar en mejorar el sueldo de los empleados municipales y que no quede detrás del índice inflacionario, debido a que si esto ocurre, traerá como consecuencia, un problema en el consumo, por lo tanto la economía regional quedara estancada.

“La ordenanza que se dicto, obliga a reabrir las paritarias, no el otorgamiento de un porcentaje de aumento a los empleados municipales. Es la reapertura de la negociación paritaria una vez que el porcentaje nacional de inflación superará el 14.9 %. El porcentaje de aumento queda a criterio de la negociación entre el ejecutivo y el sindicato. Me parece que desde la Secretaría de Gobierno deberían leer la Constitución de la provincia, la ley 1079 y la ordenanza 1764. Nosotros pedimos la reapertura de la negociación paritaria del intendente y el sindicato cuando el porcentaje de inflación supera El 14.9% no que se le otorgue Sí o sí un aumento a los municipales”, sostuvo Vendramin.

Hay algunas reparticiones provinciales que ya tienen esta cláusula gatillo, término muy utilizado que obliga a la reapertura o al aumento cuando la inflación pase el porcentaje de aumento que ha el Gobernador Cornejo del 14.9 % al empleo municipal en tres tramos y que finalizaría en Octubre, sabiendo que se está pronosticando una inflación del 27% , por lo que hay casi 13 y 14 puntos de diferencia y si no hay una corrección del salario de los empleados municipales, termina siendo demasiada la brecha o el desfasaje entre el aumento y el porcentaje de inflación se tendrá.

A.E