Desde la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial dan algunas claves para preparar los vehículos y enfrentar situaciones con escenarios que pueden complicar la conducción.

Se acercan las vacaciones de invierno y la provincia de Mendoza es uno de los puntos elegidos para visitar, en especial la zona de alta montaña, en busca de nieve.

Con el objetivo de prevenir accidentes y brindar información necesaria a los conductores, la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial, dependiente de la Secretaría de Servicios Públicos de Mendoza, recuerda que antes de emprender un viaje en ruta hay que tener mayores recaudos: tener en cuenta las condiciones del tiempo, preparar los vehículos equipándolos para enfrentar posibles escenarios con neblina, lluvia, nieve y hasta hielo en la calzada.

Antes estos posibles escenarios climáticos, se recomienda antes de salir:

– Chequear el estado del vehículo, ya sea propio, prestado o incluso alquilado a una empresa.

– Controlar los niveles de aceite, agua, líquido de frenos, estado de escobillas y limpiaparabrisas.

– Comprobar el correcto funcionamiento de las luces.

– Verificar la presencia y condiciones de matafuegos, balizas triangulares, criquet, llave cruz y chaleco reflectivo.

– Chequear la presión de inflado de los neumáticos de acuerdo a lo que indica el manual del fabricante.

– En caso de que viajen menores de 12 años, deben hacerlo siempre en el asiento trasero y con butacas homologadas de acuerdo con su peso, edad y altura. El lugar más seguro  para  transportar a los niños es en la butaca trasera central, y en segunda instancia, en el asiento trasero derecho.

Ruta con niebla

– Circular con las luces bajas, de posición. En el caso de contar con luces antiniebla, encenderlas.

– Disminuir la velocidad gradualmente y aumentar la distancia con los demás vehículos.

– No encienda las luces altas, dado que provocan deslumbramiento y un acortamiento del campo visual.

– Evitar adelantamientos y sobrepasos a otros vehículos.

– Si la niebla es muy espesa, abandonar la calzada y detenerse en un lugar seguro hasta que las condiciones del tiempo mejoren.

– No estaciones ni pares sobre la banquina o la calzada.

Lluvia, nieve o hielo en el camino

– Circular con cadenas en los neumáticos o neumáticos de invierno (caso de nieve o hielo).

– Aumentar la distancia de seguridad con otros vehículos y reducir la velocidad.

– Evitar giros, aceleraciones y frenadas bruscas.

– En lo posible, utilizar el freno motor y caja para frenar, siempre con las ruedas rectas y sin  exceso.

– No acelerar ni frenar en las curvas.

– Recordar que en estas situaciones es necesario prestar más atención al camino, debido a que la baja adherencia es un factor determinante para cualquier accidente.

Fuente: Gentileza de Prensa Gobierno