Siendo las 18 horas del sábado aproximadamente una ciudadana manifestó que en momentos en que se encontraba en su domicilio de calle Mitre y calle Alem aseando su vivienda, al pasar alrededor de una hora, observó que la ventana del comedor,  la cual había dejado cerrado sin medidas de seguridad se encontraba  abierta.

Seguidamente constató que de arriba de un microondas, persona desconocidas previo a ingresar por esa ventana le sustrajeron un teléfono celular  y $2.000.

Se labraron actuaciones en Averiguación Hurto.

A.C.