Cualquier palabra o hecho que suceda en Mendoza respecto a los ríos nacidos en esta provincia siempre tiene eco en la vecina La Pampa. Ahora, luego de conocerse un proyecto que pide declarar prioritaria la obra del trasvase del río Grande al Atuel, se volvió a generar polémica en el lado pampeano.

Aunque la obra del trasvase es gigantesca en costo e ingeniería, y ni siquiera tiene hecho un estudio de impacto ambiental, hay quienes se apuran a hablar de ello y esto enciende más las alarmas en La Pampa, que mientras se opone a cualquier intervención en los ríos, cobra regalías por Los Nihuiles, algo que varios dirigentes mendocinos vienen pidiendo que se termine.

Con títulos como “Mendoza blanquearía que sacaría agua del Colorado” o “Mendoza vuelve a la carga con el trasvase”, medios pampeanos se hicieron eco de una noticia aparecida sobre un proyecto para declarar prioritario el trasvase.

“Así Mendoza, acuciada por la histórica bajante del Atuel, arremete en forma oficial y blanquea sus verdaderas intenciones”, dice una parte del texto del diario La Arena.

Reproducen que “el trasvase del río Grande al río Atuel es la obra hídrica más trascendente para la provincia de Mendoza y por su importancia ambiental, hídrica y energética, se le debe dar prioridad en su proyección y ejecución”, explica el proyecto, y destaca que tendrá un “alto impacto socioeconómico con 66.600 nuevas hectáreas de riego y elevando el potencial hidroeléctrico de Los Nihuiles. Obviamente que sus proyecciones excluyen totalmente a La Pampa”, añade el medio de comunicación.

Este tema surge en medio del resurgimiento de la polémica por Portezuelo del Viento, obra que Mendoza quiere iniciar a fin de año (si es que no se demora el proceso licitatorio) y cuyos estudios ya están aprobados en el Coirco, aunque ahora desde La Pampa quieren que se añada otro estudio y sueñan con frenar la obra aprovechando la designación de un pampeano al frente de ese organismo de cuenca.

El propio subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazú, se metió en la polémica y escribió que “el proyecto de Portezuelo no incluye el trasvase del Grande al Atuel. No tiene factibilidad ni estudio de impacto ambiental”. Y refiriéndose a Portezuelo afirmó que “el proyecto tiene sus estudios de impacto ambiental con todo lo requerido desde el punto de vista técnico, legal, social y económico estudiado y evaluado, y mal que le pese a algunos, aprobados por el Coirco”.

Días atrás, un medio de San Rafael daba cuenta de un proyecto presentado en la Legislatura provincial con el objetivo de declarar como “prioritaria” la obra del trasvase del río Grande al Atuel, un proyecto del que se viene hablando hace mucho tiempo y sobre el que poco se ha podido avanzar.

En el informe se destaca que el proyecto establece que la obra de Portezuelo del Viento quedaría incompleta sin el mentado trasvase. Hay que recordar que desde agosto de 1977 se firmó la ley convenio 21.611, por la cual se le concedió a Mendoza el derecho de trasvasar del río Grande al Atuel un cupo de 34 metros cúbicos por segundo, lo que permitiría mejorar significativamente las condiciones del río.

En este marco, en declaraciones al periódico El Memo, uno de los funcionarios de Irrigación planteó que es prácticamente imposible ejecutar esa obra en estos tiempos.
Mario Luraschi, director de Control de Calidad de Agua del Departamento General de Irrigación, planteó en sus declaraciones que “esa obra es faraónica y hoy es imposible de afrontar. Se estudió en su momento, se analizó minuciosamente, pero no».

Hay que remarcar que la noticia había generado la reacción de la vecina provincia de La Pampa, quienes plantearon que “hablar del trasvase del río Grande es hablar de la destrucción del río Colorado».

Fuente: Diario San Rafael / A.C.