Andes y Pacífico reeditaron el clásico más moderno del fútbol alvearense con un partido que tuvo de todo. Un gran marco de público, tres expulsados, jugadas polémicas y hasta una gresca entre jugadores y policías cuando terminó el primer tiempo. Los clásicos no se juegan, los clásicos se ganan, aseguran aquellos que entran a un campo de juego a protagonizar esta clase de partidos y el que más lo interpretó fue Andes.

El cambio de técnico le vino bien al Croto. En los primeros pasajes no pasó demasiado pero en dos jugadas el Croto dejó tambaleando al Lobo. A los 32’ Illanes peinó un centro en el primer palo, la pelota dio en el caño y Giacone la sacó de adentro. Eso interpretó el línea Lucas Massa y empezaron las polémicas.

Con el resultado en contra el Lobo se desesperó buscando empardar pero recibió el segundo mazazo de la tarde. A los 38’ Domínguez se escapó por derecha y cuando iba entrando al área sacó un derechazo que se clavó en el ángulo. El Croto se fue al descanso con dos goles a su favor pero con la incertidumbre de otras tardes en las que nunca los tres puntos quedaron para el local.

Andes entendió que no se le podía escapar y manejó los tiempos a su merced. El descuento de Olguín a los 36’ y las expulsiones de Zúñiga en el local y del arquero Giacone en la visita, pusieron pimienta al cierre pero la historia ya estaba sentenciada.

Andes consiguió su primera victoria como local y respira en la tabla de posiciones. Habrá que ver cómo le sienta esta derrota a Pacífico, que el miércoles jugará contra Atlanta por Copa Argentina, quizás el partido más importante del año.