Por una supuesta agresión al árbitro José García, el encuentro debió terminarse antes.

Podría decirse que todo transcurría en paz, a pesar de que hubieron dos expulsados en El Azul y tres en los malarguinos. Facundo Contreras en el local y Maximiliano Olmos en la visita fueron los goleadores.

A falta de diez minutos para el cierre del partido, se generó un tumulto en el campo de juego donde habría existido una agresión física de parte del técnico de Real del Padre, Omar Cirame, hacia el colegiado, lo que derivó en que el juez diera por suspendido el encuentro.

El Tribunal de Disciplinas de la Liga Alvearense determinará como continua esta triste historia que vuelve a empañar el fútbol local.

Juan Pablo Navío