El proyecto fue impulsado en el Congreso de la Nación por el ex secretario general adjunto de Foeva Miguel Montaña, quien propuso un proyecto de ley para que los obreros de viñas y frutales se jubila a los 57 años.

Se sabe que el trabajo de viña es bastante sacrificado y que los obreros rurales se acercan a los 60 años, incluso más, quienes actualmente desempeñan su función aún cuando presentan diferentes dolencias propias de la edad y del trabajo, algo que vienen desempeñando desde hace tiempo.

Tanto los hombres como mujeres de finca desempeñan su actividad de enero a enero, con las altas temperaturas propias del primer mes del año y las grandes heladas propias de los meses de junio y julio, por lo que es un anhelo y un derecho bien reconocido para el sector hacer un acto de justicia y que se logre bajar la edad jubilatoria tanto para hombres como mujeres y que puedan ser reconocido sus derechos a los 57 años.

Si bien hoy en día el régimen jubilatorio para el obrero de viña es de 65 años para el hombre y de 60 para la mujer, solamente muy pocos logran poder llegar a la edad jubilatoria y poder disfrutar de su jubilación.

Esta es la cuarta vez que Miguel Montaña, ex secretario general adjunto de Foeva, impulsa un proyecto en el Congreso para bajar la edad jubilatoria, algo que ya se consiguió en otros sectores como es el caso de los obreros de la construcción o del campo. Por lo que pidió baja la jubilación a los 57 años con 25 años de aporte.

Se sabe que las personas una vez que superan los 50 años son víctimas del desfasaje físico del cansancio y de largo trabajo que vienen desempeñando durante años en malas condiciones, lo que provoca que no rindan cómo tendrían que rendir.

A.E