La mujer de 30 años que sufrió graves quemaduras después de incendiarse su casa en calles 4 y D, permanece internada en grave estado en el hospital Schestakow, de San Rafael.

La víctima del siniestro se encuentra conectada al respirador artificial debido a la afectación que sufrieron sus vías respiratorias en el hecho. Su pronóstico es sumamente reservado ya que, además, presenta quemaduras en el 40% de su cuerpo.

En la mañana de este lunes, su vivienda fue consumida por el fuego cuando la mujer intentó avivar una estufa de leña  utilizando nafta, lo que provocó una explosión que propagó las llamas. Su hija de 4 años perdió la vida en el lugar a raíz de este siniestro.