Con la mira puesta en habilitar el transporte de todo tipo de vehículos a través del Paso Pehuenche, en el Sur provincial, para convertirlo en un paso alternativo y complementario al Cristo Redentor, funcionarios de dependencias nacionales, provinciales y chilenas mantuvieron productivas reuniones en las que se avanzó en la necesidad de unificar el sistema migratorio entre ambos países.

Actualmente, el Paso Internacional Pehuenche está habilitado para carga peligrosa, camiones sin lastre y precintado en origen. Por esto, el reclamo del Sur mendocino es que se abra de forma total para todo tipo de carga, es decir que se habilite como corredor seguro para transporte de pasajeros y vehículos particulares.

En este marco, durante el encuentro surgieron tres alternativas para instalar el centro de control de frontera argentino en el campamento Las Loicas o en el límite de frontera o bien en la estructura existente en la aduana chilena.

«Dadas las instalaciones, la infraestructura y los servicios, la mejor opción que vimos es trasladar la aduana argentina al sector chileno para que ambas, junto con el Servicio Agrícola Ganadero (SAG) y el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) estén unificadas«, comentó Ángela Gatti, subsecretaria de Planificación Territorial del Gobierno de Mendoza.