El concejal del Pro Martinez Barón, estuvo en “Puntos de vista” y habló acerca del ajuste de presupuestos para el 2019 que afectará gran parte de las arcas municipales, a lo que se le suma también, la eliminación del fondo de la soja.

El municipio recauda en tasas y servicios  cerca de $ 300 millones y dónde los presupuestos rondan los $ 600 millones de pesos.

“Con respecto al presupuesto nuevo aún se están llevando a cabo charlas informales en dónde lo distintos bloques analizan las distintas propuestas y los legajos para ir viendo qué proyectos se presentarán y que se pretende para el presupuesto 2019, donde el municipio tendrá que asumir ciertos fondos ya que la eliminación del fondo de la soja va a afectar al municipio con un recorte de 5 millones y medio de pesos donde así lo anunció el intendente Walther Marcolini. Lo que nos tenemos que plantear más allá de lo que estamos haciendo es que desde el gobierno nacional provincial y municipal lo que se busca es que las cuentas cierren. No hay que ser muy negativo, lo que hay que hacer es ver dónde se puede achicar ciertos gastos, las cuentas tiene que dar y no puede ser que el municipio siempre sea deficitario”, expresó Martínez Barón.

Martinez Barón sostuvo que este recorte de presupuesto afectará a distintas áreas de la comuna, por lo que hay que achicar gastos. Donde hay un exceso de personal se tendrá que ver que se hace en ese sentido, también se hará un control de gastos ya que lo que está haciendo la nación en este sentido es tratar de acomodar las cuentas.

Por su parte de Marcolini manifestó que hay que achicar un 50% de los gastos de teléfonos, un 30% del gasto energía y hay que ser más eficiente en el gasto de combustible. También habló acerca de los viáticos qué utilizan los distintos funcionarios cada vez que tienen que hacer trámites en Mendoza, con lo cual manifestó que los mismos deben ponerse de acuerdo y viajar todos juntos con el fin de ahorrar y que está recorte de presupuesto para el 2019 no genere un impacto tan negativo.

“La gente tiene que entender que no tenemos gas porque durante años las empresas estuvieron subsidiadas con subsidios que tenían un retorno del 40%, y que tendría que estar hoy puesto en Carmensa.  Este gobierno nacional es el primer gobierno que pone en el presupuesto los $ 600 millones para que tanto General Alvear y San Rafael pueda tener gas. No hay gas porque se lo robaron. No hay gas porque habían subsidios”, concluyó Martinez Barón.

A.E