En dialogo con F.M. Viñas, el Ing. Mario Barbieri, Subdelegado del Río Atuel se refirió a como se trabaja desde Irrigación en el contexto de una crisis hídrica, la importancia de una cambio culturar y el rol del organismo.                             

Las lluvias que han venido sucediendo en el último mes han servido en algunas zonas de la cuenca, permitiendo que algunas inspecciones “pudieran guardar un turnado a futuro”, algo cada vez más adoptado.

“Todas las lluvias son bienvenidas, algunas sirven para ahorrar turnados, otras o no pero igual ayudan a mejorar las condiciones”, señaló Barbieri.

Por otra parte el subdelegado resaltó el trabajo ejecutado por los inspectores de cauce, ante una importante transición en la manera distribuir y utilizar el recurso, “siempre buscamos que el regante tenga un  mayor beneficio y una equidad en la distribución. Es muy importante el trabajo que realiza el inspector dentro de su canal, como programa, como distribuye y como entrega”, explicando que esto se trata particularmente con cada uno de ellos.

EL ROL DE IRRIGACIÓN Y EL CONTEXTO ECONÓMICO

El entorno económico también es complejo, producto en parte de las contingencias climáticas (granizo y heladas),  “desde el Departamento (por Irrigación) brindamos herramientas para un mejor manejo del agua primero y segundo en brindar herramientas financieras”, reflejó el ingeniero, mencionando en este último punto créditos con dos años de gracia, donde el productor tiene que mantener su vigente al día para que no se caiga el plan. Vale aclarar que aquel regante que está en emergencia o desastre en este tipo de planes se es flexible.

“Es una situación compleja la que tiene la agricultura, tiene que despegar pero desde otros puntos de vista. No es irrigación quien le vaya a venir a solucionar la economía a la agricultura, si otros aspectos en los cuales se debe trabajar y bregar para ser cada día más eficientes, como lo que lo estamos haciendo con las obras, con generar otra cultura”.

EMBALSES

El sistema Nihuil – Valle Grande está a apenas el 36% de su capacidad, en una situación crítica a pesar de los seccionados. Se espera que hasta el 10 de diciembre, los embalses puedan aumentar este porcentaje.

A.C.