El juicio que afrontan Luciano Cabral, su padre José Cabral, Axel Olguín y Brian Santana por el crimen de Joan Villegas, se vio notablemente alterado esta semana después de conocerse audios en los que María Gualpa, madre del fallecido, fue presionada a recibir 1 millón de pesos a cambio de que aceptara la realización de un juicio abreviado contra José “Mono” Cabral, proceso que pudo haber derivado en la excarcelación del futbolista pero que finalmente no prosperó.

Luego de que se difundió el contenido de las comunicaciones que Gualpa tuvo con Mauricio “Panadero” Moreno y su ex abogada Claudia Fajardo, la mujer, ratificó las charlas y aseguró que “desde el entorno de Cabral pretendieron comprar la impunidad con dinero”.

Gualpa, que en el comienzo del juicio anunció que no contaba con los servicios de la abogada Fajardo, recordó que “Moreno (quien la llamó para ofrecerle dinero) es el mismo que le pagó a testigos e influyó en ellos para que no declararan lo que vieron cuando mataron a mi hijo”. Asimismo, apuntó contra el padre de Joan, Ángel Villegas: “Él también me ofreció dinero, sabía de eso”.

La mujer aseguró que “todos los días me presionaban para que acepte la propuesta, entre ellas la doctora Fajardo, quien me dijo que era necesario aceptar el dinero”.

“Nos han traicionado por todos lados, hasta el propio padre de Joan. Por eso nosotros sabemos que estamos luchando contra el poder del dinero, ellos quisieron comprar la impunidad”, sostuvo.

Gualpa reveló cómo ha sido su vida, y la de sus hijos, después de la muerte de Joan. “A nosotros jamás nos pusieron custodia, a pesar de que uno de los acusados, Brian Santana, entró armado a mi casa y amenazó a mi hija mientras yo estaba trabajando. El padre de Axel Olguín (otro de los acusados) hostigó a mi hija para que no nos presentáramos como querellantes y así muchas otras situaciones que nos impidieron vivir en paz desde entonces”.

Luego cargó nuevamente contra Fajardo y remarcó que “era la que más me presionaba. Llegó a decirme que me iba a denunciar por los insultos que vertí contra ella, pero soy yo la que va a denunciarla después del juicio porque no es ético lo que hizo. Se supone que ella tenía que pelear por nuestros derechos y los de mi hijo y ella no lo hizo”.

Por último, Gualpa renovó su pedido de justicia y lanzó un mensaje al tribunal de la Primera Cámara del Crimen: “Quiero que sean imparciales, yo tengo mucho miedo”.

Inesperadamente, en la historia de Luciano Cabral y su posible implicancia en la muerte de Joan Villegas, apareció la Asociación Atlética Argentinos Juniors, club donde el alvearense se formó futbolísticamente.

El “Panadero” Moreno y luego la abogada Fajardo le hicieron saber a Gualpa que tenía a disposición un millón de pesos que aportaba, en su mayoría, el club de La Paternal, según consta en los audios a los que accedió este diario.

En base a la nota publicada ayer en Diario San Rafael, MDZ Radio contactó al presidente de Argentinos Juniors, Cristian Malaspina, quien negó rotundamente que desde el club que dirige haya salido una suma de dinero semejante para acelerar la liberación de Luciano Cabral.

“No sé quién es esa persona, del lado del club nunca salió semejante cosa”, aseveró Malaspina al medio capitalino. El dirigente indicó que “el contrato de Cabral con Argentinos todavía está vigente aunque inactivo” y recordó que “el club se ofreció como garante de una libertad condicional, lo que finalmente no sucedió”.

Malaspina aseguró que “si queda en libertad, lo vamos a recibir y ayudar porque evidentemente el proceso que está viviendo no es normal. Le vamos a dar una contención importante y él en el club va tener que cumplir un rol”.

Diario San Rafael