Desde este viernes Mendoza estará formalmente inmersa en la campaña electoral, aunque ésta ya haya comenzado hace semanas.

Aunque los candidatos ya se promocionan como tales desde hace rato, mañana empieza oficialmente la campaña electoral -30 días antes de las PASO como indica la Ley 8967- y se extenderá hasta el 7 de junio para respetar las 48 horas de veda electoral.

Durante este período, los precandidatos están autorizados a hacer propaganda callejera con su nombre, cargo al que aspiran y partido al que pertenecen. Además, se pondrán en pleno funcionamiento los equipos de campaña que darán a conocer a la ciudadanía los ejes centrales y propuestas de los dirigentes para la provincia.

En tanto, la propaganda audiovisual (radio y TV) se desarrollará recién a partir del 25 de mayo, con financiamiento a cargo del Estado provincial. Y hasta el 24, los gobiernos provincial y municipales pueden inaugurar obras públicas.

LOS EJES DE CADA UNO

En Cambia Mendoza, Rodolfo Suárez (UCR) y Omar De Marchi (Pro) harán girar su campaña sobre puntos comunes, como la buena imagen de la gestión de Alfredo Cornejo y la necesidad de continuidad del proyecto. Pero también buscarán caminos diferentes en otros temas.

Suárez se apoyará en el “arrastre” de Cornejo a nivel provincial y particularmente en el de su vice, Mario Abed, en el Este. La página www.mesadepropuestas.org es una muestra de lo primero: abre con un friso donde se ve a Cornejo y Suárez juntos, en ese orden.

Entre las propuestas del precandidato del Gobernador figuran la creación de un banco provincial, la ampliación de la base productiva provincial y el fortalecimiento de los sistemas científico-tecnológico, económico y social.

En tanto, la campaña de De Marchi girará sobre tres puntos: seguridad, educación y empleo. Entre sus propuestas están la modernización del equipamiento policial y más comisarías, un gran acuerdo educativo para crear una nueva ley de educación provincial, financiamiento y capacitación para productores y pymes, turismo y exportaciones.

Por su parte, la interna peronista se definirá entre Alejandro Bermejo (PJ ortodoxo) y Anabel Fernández Sagasti (Unidad Ciudadana). El primero pondrá el acento en la educación como piedra angular para solucionar temas que van desde salud hasta trabajo. Entre las propuestas concretas están la ampliación de la cadena productiva, la revisión del ítem aula y también el incentivo de las exportaciones y del consumo interno.

Fernández Sagasti, que estará presente hoy en la presentación del libro de Cristina Kirchner, hará foco en dos temas educación y empleo, pero con otras propuestas. Con respecto a la escuela, presentará el plan “Educáme” para alumnos que han abandonado el sistema. En cuanto al trabajo, propondrá la reactivación económica a través de la reducción de cargas fiscales para las pymes que mantengan la planta de personal y un fondo para la incorporación de tecnología para la industria. También propondrá un plan de viviendas.

Noelia Barbeito (FIT) continuará con las banderas de la izquierda estructuradas en cuatro ejes: trabajo, educación, género y vitivinicultura. En materia de propuestas, planteará la prohibición de despidos, reparto de horas de trabajo, boleto educativo gratuito, becas estudiantiles, prácticas remuneradas, acceso público a los registros contables de los grupos bodegueros, sueldos mínimos para trabajadores vitivinícolas y un plan contra la violencia de género.

Protectora, de José Luis Ramón, insistirá en su fuerte: los derechos del consumidor y la defensa del medio ambiente. Pero para esta campaña sumará la defensa del trabajador y de la producción, el desarrollo de la infraestructura, potenciar la educación y la vivienda digna.

BERMEJO PROMETIÓ SUBSIDIAR LOS UVA Y LA UCR SALIÓ A PEGARLE

El precandidato a gobernador por el Frente Elegí (PJ oficial), Alejandro Bermejo, anunció que si gana las elecciones el Estado “comprará las hipotecas de aquellos adjudicatarios” de viviendas con créditos UVA “que estén en problemas”, lo que valió críticas desde el oficialismo provincial porque no aclaró cómo lo hará.

En una reunión con adjudicatarios, el intendente de Maipú prometió que “cuando el justicialismo sea gobierno, a partir del 10 de diciembre del 2019, se dejará de aplicar el sistema UVA” en el IPV. Y explicó que aplicará “una nueva cuota que no supere el 30% del valor del ingreso del grupo familiar calculada sobre el valor real de la vivienda a diciembre de 2019”.

Y para aquellos mendocinos que tienen créditos otorgados por el Banco Nación y bancos privados, Bermejo aseguró que “el Estado comprará las hipotecas y reemplazará la cuota por un sistema similar al que se aplicará para el IPV”.

Desde el radicalismo la tildaron de “promesa demagógica, que nos retrotrae al Cavallo de los años ’80 cuando estatizó las deudas privadas de las empresas y se las hizo pagar a toda la sociedad”.

Y agregaron con los tapones de punta: “En forma irresponsable, el precandidato justicialista le está diciendo a gente en una delicada situación económica, lo que ésta quisiera escuchar. Mientras crea un nuevo género de ficción en la literatura política: el populismo mágico”.

Fuente: Los Andes /Edición: A.C.