Este hecho se consumó este lunes en horarios de la siesta cuando un hombre (67) se había recostado a descansar en su vivienda ubicada en Pedro Goyena. Dinero en efectivo fue el botín que sustrajeron.

Al despertar a las 16h, la víctima, constató que de la mesa del comedor le restaban $7.000, una billetera color marrón con documentación y un juego de seis llaves. Los delincuentes aprovecharon la falta de seguridad de la puerta de la cocina del hogar para ingresar.

Interviene Ayudante Fiscal Germán Jarmolczuk en “Averiguación Hurto”.

F.B.