Ya está lista la pista de Monte Comán para los aviones que combaten los incendios forestales. Durante el verano se trabajó para acondicionar el terreno tras destrabarse el conflicto con un habitante de la zona que reclamaba como propio una parte del predio, lo que paralizó la obra durante doce años.

En una tarea conjunta entre Vialidad Provincial, Hidráulica, Específica de Ganadería y Municipio de San Rafael se colocó material y consolidó la pista en una extensión de 900 metros aproximadamente.

«Podríamos decir que ya está lista, los aviones hidrantes para la lucha contra incendios ya pueden operar. Se está acopiando más material para hacer unas terminaciones que faltan en la punta para que puedan dar vueltas en una rotonda», dijo Silvio Casati, jefe de cuadrilla de la Base Monte Comán de Incendios Forestales.

De todos modos, la idea es extender la pista a unos 1500 metros y también está proyectado construir un hangar con una base para guardar en el lugar a los aviones. Esto se podrá hacer con tiempo durante el otoño y el invierno antes del inicio de la próxima temporada de incendios.

Pista en un punto estratégico

El lugar cuenta con una laguna natural para cargar con agua a las aeronaves y además se encuentra en un punto estratégico para combatir los incendios de los campos de la zona este del vecino departamento.

El brigadista recordó que en los grandes incendios de 2018 el avión hidrante se cargaba en el aeródromo de Alvear y «demoraba 40 minutos aproximadamente en ir y volver».

Pero si en ese momento se hubiera podido usar la pista de Monte Comán, «a la distancia que teníamos el incendio creo que en diez o quince minutos estaba de vuelta en el lugar. La idea es acortar la distancia y el tiempo de respuesta«, ejemplificó Casati.

Destacó además que esto «ayuda tanto para la extinción del fuego como para ayudar a los combatientes en tierra. El avión en ocasiones puede salvarlos al abrir un camino (entre las llamas) para poder salir«.

Fuente: Diario Uno de San Rafael. / Edición: F.B.