Luego del anuncio del gobernador Rodolfo Suarez en la mañana de este jueves, la Legislatura mostró su correspondencia política y determinaron que tanto en el Senado como en Diputados acordaron congelar los salarios de los legisladores, autoridades y funcionarios de las cámaras por el plazo de 180 días. Los siete miembros de la Suprema Corte de Mendoza ya habrían acordado acompañar al gobernador Rodolfo Suarez en la medida de congelar los salarios por cláusula gatillo en la Justicia.

Así lo confirmaron durante la tarde el vicegobernador Mario Abed, que preside el Senado, y el titular de Diputados, el radical Andrés Lombardi, y explicaron que se decidió en acuerdo con los bloques parlamentarios.

Los jefes políticos de ambas cámaras instrumentaron la medida a través de la resolución 01, en la que argumentaron que «en tiempos de crisis resulta imprescindible mostrar austeridad» por lo que se adhiere al decreto 01/2020 desde el 1 de enero y por el término de seis meses.

El decreto de Suarez invitaba a los otros dos poderes a sumarse a este gesto de austeridad. Casi a la misma hora, Abed y Lombardi publicaron la medida en sus cuentas de redes sociales con idéntico mensaje.

El gobernador anunció su ajuste solidario en conferencia de prensa, donde además de frizar el salario de los funcionarios políticos, también anunció el congelamiento de las tarifas del transporte y de la luz, en tanto todavía sigue en estudio la del agua.

¿Y la Corte Suprema de Justicia?

Fuentes judiciales indicaron que esperan conocer el detalle del texto del decreto que suspende la actualización por inflación por 180 días para la confección de la acordada.

Si bien, en un primer momento se especulaba que el máximo tribunal resolviera una postura, tras la feria judicial en febrero, se aceleró el análisis de la medida y se comunicaría en los próximos días por la presidencia del cuerpo de magistrados. La decisión, en principio, impactaría en la Corte.

Suarez invitó al Poder Legislativo y al Judicial a que los salarios se mantengan a valores actuales y no se actualicen como una medida de austeridad y de cuidado de los recursos, mientras se discute el presupuesto en la Legislatura provincial con un fuerte pedido para refinanciar los vencimientos.

Mientras se aguarda por la oficialización del congelamiento de salarios, en el cuarto piso del Palacio de Justicia, estudian la manera en que podría quedar operativa esta medida, ya que los magistrados gozan de la intangibilidad de sus salarios, prevista en la Constitución Nacional.

Al mismo tiempo, también se analiza, cómo podría extenderse al resto de los jueces con el aval de la Asociación de Magistrados.

En paralelo al ajuste en los haberes de los funcionarios, que exceptuó a los empleados estatales, también paralizó los aumentos del transporte y de la electricidad, en consonancia con la Nación.

Como se esperaba, los municipios comenzaron a plegarse a esta medida, y ya son cinco las comunas del Gran Mendoza que no actualizarán los ingresos de sus miembros del gabinete, desde la jerarquía de los directores.

F.B.