Tras los hechos denunciados de robo de agua en el Río Atuel Superior, F.M. Viñas dialogó con el Ing. Mario Barbieri, Subdelegado de aguas del Atuel quien brindó explicaciones al respecto.

Según indicó el funcionario en la zona de la Inspección La Junta, Cohihueco y El Sosneado, luego de detectarse algunas irregularidades, se recorrió el lugar con un equipo técnico de la Subdelegación e inspectores de cauce para constatar los hechos y hacer un acta que se labró el mismo día, 7 de febrero.

La inspección de cauce que está en esa zona fue creada en el año 2.015, otorgándole a la Jefatura de Zona del Río Malargüe, la competencia y la inspección en ese territorio.

¿DE QUÉ IRREGULARIDADES HABLAMOS?

Barbieri explicó que, en la zona de El Sosneado, además de estar la toma reglamentada y medida con telemetría, surge una hijuela adyacente que entra a una propiedad empadronada del estado argentino, de Gendarmería.La propiedad no es clandestina, y tiene derecho de agua”, señaló. Sin embargo, hay canales contiguos que no están contemplados dentro de lo legal, con un mal manejo y derroche del recurso. Son 176 hectáreas, de las cuales 4 tienen cultivos forestales.

En la zona de la Junta, hay otra propiedad que recibe agua directo del río, ya que es la única forma en que puede hacerlo al no existir infraestructura. Aquí, años anteriores ha habido una toma habilitada, pero con dimensiones mucho menores a la que hay ahora. El terreno de 214 hectáreas tiene derecho a riego, pero no en la cantidad que lo hacía, “acá el tema pasa por la desregularización, sin compuertas, sin aforo, sin medición”, detalló. La propiedad también posee una importante deuda con el DGI, que superaría el millón de pesos, por lo que tampoco debería haber estado recibiendo agua.

Aparte del informe técnico donde se describen estas irregularidades y se plantea que se debe hacer, Barbieri le solicitó al Superintendente Sergio Marinelli que la Inspección de Cauce de La Junta, Cohihueco y El Sosneado pase a estar en manos de la Subdelegación del Atuel. Por otra parte, se pidió que se actúe inmediatamente legal y técnicamente para corregir las falencias.

En función de esta situación Marinelli ordenó el inicio de investigaciones y auditoría técnica a la cuenca del Atuel y la inspección mencionada. La investigación va ser llevada por el Ing. Ricardo Luqui, quien hoy nuclea y se encarga del monitoreo de Gestión Hídrica en cada una de las cuencas.

Además, queda sin efecto la designación del Ing. Mariano José Gandolfo, quien manejaba la polémica inspección, quedando desplazado de su función. Mientras tanto se analiza quien va a ocupar ese puesto.

“No nos sacamos el lazo de responsabilidad porque es nuestra cuenca, nuestro pecado fue confiar. Todo lo que haya que hacer hay que hacerlo de inmediato”, completó el Subdelegado.

A.C.