El presidente Alberto Fernández anunció este sábado una nueva prórroga de la cuarentena hasta el 7 de junio. En una conferencia de prensa, evaluó la efectividad del aislamiento en todo el país y aseguró: «Hemos obtenido resultados interesantes».

Desde la residencia de Olivos y acompañado por el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof y por Horacio Rodríguez Larreta, Jefe de la Ciudad de Buenos Aires, indicó que «se ha conseguido mucho en todo este tiempo».

El mandatario nacional afirmó que se viene haciendo una vigilancia en la zona más crítica, que es la provincia y la Ciudad de Buenos Aires, pero también se hizo foco en el interior del país.

Debido al fuerte crecimiento en la curva de contagios de las últimas semanas, la próxima etapa del aislamiento obligatorio llegará con un retroceso parcial, especialmente en el Área Metropolitana, la región más golpeada por la pandemia del COVID-19.

En ese sentido, afirmó que el virus entró en los barrios más vulnerables.

Los barrios populares

Fernández aseveró que en esta nueva etapa la concentración de la atención estará en los barrios más carenciados, como las villas, en donde hay una gran concentración de familias en reducidos espacios.

«Quiero hablarle a ese vecino que ve que la infección está en la puerta de su casa. Y quiero que esté tranquilo. Vamos a aumentar la cantidad de test», dijo en la rueda de prensa.

En ese sentido, analizó que crecerán los casos porque habrá más testeo, «allí donde está el virus».

Fernández también afirmó que mientras los afectados de los barrios más humildes tengan que internarse, las fuerzas de seguridad cuidarán sus casas para cuando vuelvan.