Después de ser campeona del fútbol de Primera, Julieta Cruz habló del título con Boca frente a River, el trabajo para lograrlo, la profesionalización del fútbol y su historia particular con su ex club, por la que estuvo cerca de dejar el fútbol. Con mucha alegría por el campeonato, la alvearense también aseguró que no hay descanso y ya tienen nuevos objetivos en la cabeza.

En diálogo con FM VIÑAS, Julieta Cruz mostró toda la emoción después de ser campeona del fútbol de Primera División con Boca Juniors. «Estoy muy contenta, estuvimos metidas en el partido y se vio reflejado en los 90 minutos, porque jugamos un partidazo», opinó la alvearense sobre la goleada 7 a 0 en la final contra River, y afirmó: «Veníamos muy bien, en los partidos anteriores no se venían dando los goles. Sabíamos que iba a ser duro y lo resolvimos bien de entrada».

Además, la defensora habló de la emoción por el rival que enfrentaron, que además de ser el clásico rival, es su ex club, en el que no la apoyaron cuando tuvo que parar unos meses por unos meses por un problema cardíaco y requería una importante operación. «Cuando salí en el segundo tiempo me largué a llorar porque sufrí bastante ese momento, pasaron muchas cosas. Uno necesita cerrar etapas y esto creo que termina de cerrar esa etapa de la mejor manera, ganándole al equipo en el estuve antes y no se portó bien conmigo».

Y si volvió a las canchas, mucho tuvo que ver la dirigencia del Xeneize que la apoyó económicamente, por lo que reconoció: «Voy a estar siempre agradecida a Boca, por todo lo que me dio». También a modo de agradecimiento habló del efecto de la profesionalización en el fútbol: «Mejoró un montón y nosotros particularmente entrenamos todos los días. Esto está avalado por un apoyo económico, sino no se podría. Cambiaron los lugares de entrenamientos, la cantidad de los profes y muchas cosas más. El club nos está apoyando».

L.A.