Un nuevo hecho de vandalismo se registró en nuestro departamento. Esta vez, la víctima fue el propietario de un aserradero ubicado en calle 9.

Según manifestó el denunciante, durante la noche del lunes observó a 3 hombres merodeando la zona en actitud sospechosa, y logró identificar a uno de ellos, su vecino.

Tal como lo presentía, lo peor ocurrió. Cuando llegó al día siguiente (mañana del martes) a su aserradero, constató que habían incendiado gran parte del mismo. El tinglado de la parte delantero estaba quemado en su totalidad, y sus herramientas también, entre las que se destaca: una afiladora, una grasera, y 7 pares de hojas de corte.

Personal policial acudió al lugar, y con la ayuda del rastreo de los canes se logró dar con el paradero de uno de los autores del hecho, ya que el propietario del aserradero había visto huellas de calzado en el lugar.

Mediante previo allanamiento, se logró la aprehensión de un menor de edad gracias a la labor de los canes. El hecho quedó caratulado como incendio doloso.