General Alvear fue uno de los departamentos de la provincia más afectados por la segunda ola. El trabajo coordinado con el Municipio, el diagnóstico rápido y un aislamiento oportuno fueron las claves para contener el virus. No obstante, recomiendan seguir cuidándose.

La situación epidemiológica de la provincia registra un descenso de los casos de COVID-19. Esto se ve reflejado en la cantidad de casos diarios que se informan, como también en la poca demanda al sistema de salud.

El Sur provincial no escapa a estos indicadores. Asimismo, los profesionales del Hospital Enfermeros Argentinos dan cuenta de una notable baja de las internaciones, ya que la ocupación de camas COVID se encuentra en 20%.

Al respecto, el director del hospital, Fabio Gómez Parra, manifestó: “Luego de haber estado en el pico de la pandemia con la cepa Manaos, durante marzo, abril y mayo, setiembre está trayendo calma al Sur mendocino, con una baja importante en la positividad y en la internación de pacientes. Los últimos dos días no se registraron casos positivos”.

Las autoridades del hospital se muestran cautas y  llaman a estar alertas manteniendo todas las líneas de cuidados necesarios porque la pandemia no terminó. “Esta baja tiene varias lecturas. Primero y principal, porque la ciudadanía entendió que es importante la responsabilidad ciudadana y cuidarnos entre todos, por eso no hay que relajarse. Segundo, un trabajo en equipo con el Municipio para llegar a todos los rincones del departamento y, por último, contar con un sistema de salud preparado para la contingencia, poniendo todo lo necesario para siempre dar respuestas”, sostuvo Gómez Parra.