Se trata de una campaña innovadora que promueve en los alumnos de escolaridad primaria -de 6 a 12 años- la incorporación en la alimentación diaria de productos saludables provenientes de la huerta y la finca mendocina.

Se suma también como destinatarios a los asistentes a centros de salud. La propuesta -que ganó una mención especial en el concurso de la Fundación ArgenINTA– forma parte de los trabajos de investigación, que sobre la economía regional, impulsa 365 Tentaciones,  programa institucional del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía.

Adriana Muñiz y Cristina Pizarro, autoras del trabajo, precisaron que si bien la propuesta estaba pensada fundamentalmente para el niño, incluía a todos los actores de la comunidad escolar: personal docente y no docente, padres y abuelos y otros partícipes, como vendedores en los kioscos escolares.

Se refirieron también a los ejes de la campaña, subrayando que se buscó una visibilización del escenario productivo en el ámbito escolar. Para ello se propuso la implementación, dentro de la escuela, de un espacio que se denominó Mastiquín, donde se desarrollen actividades lúdicas y formativas orientadas a que los alumnos interrelacionen con la vida saludable.

La propuesta -destacaron las profesionales- es que en este espacio funcionen varias áreas de juego La Huerta y La Finca, La Cocinita,  La Verdulería y el Balcón OrgánicoIndicaron que cada escuela que adhiera a la propuesta deberá decidir, de acuerdo con sus posibilidades edilicias, la implementación de este escenario productivo.

Independientemente de Mastiquín -puntualizaron-, se intervino con diseño gráfico otros sectores y, de esta forma, se los involucró e incorporó a la campaña. Por ejemplo, se propuso una gráfica publicitaria específica para los kioscos, donde el eje de la promoción son los productos que pueden integrar una merienda escolar saludable. La idea es avanzar gradualmente del concepto de kioscos a despensas saludables.

De igual modo se trabajó sobre los espacios externos de las escuelas destinados al juego y desde Enganchate se los denominó Patios del Ambiente, superficies ideales para las acciones de concientización ambiental.

Se propone la instalación en estos escenarios de cartelería, cestos de reciclado, diseño de juegos en el piso y la realización de acciones temáticas que refuercen ejes de la campaña: recreación de las fiestas de la producción, Día del Ambiente, Día de la Alimentación, entre otros.

El armado de huertas es otra de las propuestas para aquellas escuelas que cuenten con una superficie apta para cultivar. “Además -sostuvieron- se plantean concursos de recetas de cocina y recorridos de aprendizaje en lugares de producción y comercialización de frutas y hortalizas (verdulerías, fincas, mercados)”.

La grafica de la campaña -agregaron Muñiz y Pizarro- se caracteriza por la presencia de piezas de gran impronta cromática, dinámicas, adaptadas en sus contenidos y formatos a las diferentes edades. El dibujo como caricatura ocupa un lugar destacado en tanto facilita la llegada a los más pequeños”.

Se incluyen manteles individuales para colorear, juegos donde se relaciona lo saludable a propuestas que hacen al esparcimiento infantil, láminas para el aula de los más pequeños y materiales para docentes y padres. También cuentos escritos e ilustrados por el equipo de 365 Tentaciones destinados a que el abuelo se acerque a la escuela y comparta con el niño  la vivencia de la lectura.

Por otra parte, como la campaña está orientada también a centros de salud, se diseñó material específico para estos establecimientos.

Por F.B. (Redacción F.M. Viñas).