En las últimas semanas vienen ocurriendo una gran cantidad de incendios en las fincas y campos incultos de San Rafael y General Alvear, poniendo al Sur provincial como una de las zonas de Mendoza donde más inconvenientes de este tipo se generan.

En este sentido, el relevamiento realizado por los bomberos de la Zona Sur registró 380 intervenciones entre los dos departamentos en lo que va del año, un número que preocupa y mucho.

Las estadísticas hablan de que a pesar de la gran cantidad de campañas de concientización y los pedidos de las autoridades, la práctica de incendiar campos para hacer tareas de limpieza está más vigente que nunca.

Esta situación, sumada a la sequía (en el Sur hace meses que no llueve) genera una “bomba de tiempo” y puede provocar incendios incontrolables y de grandes magnitudes como los que vivimos los primeros días de 2018, que consumieron cerca de 200 mil hectáreas entre ambos departamentos sureños.

El trabajo de los bomberos, el Plan del Manejo del Fuego y hasta los equipos de Defensa Civil municipales hacen un trabajo a destajo para tratar de evitar que los campos se vean arrasados por las llamas sin control, pero –para esto- es fundamental la colaboración de todos los vecinos evitando quemar pasturas y terrenos.

Las estadísticas hablan de 160 incendios en San Rafael y 220 en General Alvear. Existe un gran temor, ya que pronto comienza la temporada de los vientos y también aumentan las temperaturas, lo que genera un cóctel explosivo si se le suma la falta de lluvias.

Ante esta situación, hay que destacar también que la gran cantidad de fincas abandonadas donde no se hace la limpieza ni el desmalezado genera más material “combustible” en caso de que se inicie un fuego.

Es fundamental que los vecinos tomen conciencia y dejen de llevar a cabo esta práctica que tanto daño genera y –año a año- arrasa con miles de hectáreas de campo y monte en todo el Sur de la provincia.

Fuente: Diario San Rafael.

A.C.