Empresarios de diferentes sectores económicos de Mendoza se encuentran negociando con los gremios para poder cumplir con el pago del bono de $ 5.000 decretado por el Gobierno Nacional. Con el salario de este mes se debería completar el pago del mismo o una primera cuota de $ 2.500, pero la mayoría de los sectores atraviesa en una situación crítica y busca la manera de flexibilizar la obligación. 

Más allá del bono que llegará por decreto nacional, algunos gremios entienden que los empresarios podrían considerar un bono extra o una gratificación de fin de año, como lo han hecho en años anteriores. Sirve de ejemplo el reclamo del sector comercial, que pide un pago extra de $ 4.700 a las grandes superficies comerciales. En tanto, los transportistas lograron acuerdos que mejoran las condiciones en las que se dará el bono.

“Por el bono adicional que ha fijado el Gobierno no tenemos nada que negociar. El empleador deberá pagarlo porque es obligatorio, pero hay otro bono que se les está pidiendo por $ 4.700”, señaló Guillermo Pereyra, del Centro de Empleados de Comercio (CEC). 

Pereyra comentó que aquellas empresas que no puedan pagarlo tendrán que iniciar el trámite en la Subsecretaría de Trabajo para que se las contemple como empresa en crisis. “¿Qué es estar en crisis?, si tomamos la ley común deberían presentar balances de tres años para demostrar que están en rojo o ¿van a decir que están en crisis porque hace seis meses que no venden”, consideró el titular del CEC.

“El decreto tiene muchos grises. Deberá ser la Federación de comercio la que discuta las particularidades, no el gremio”, agregó.

El presidente de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM), Daniel Ariosto, indicó que aún esperan las definiciones de lo que se está acordando con los gremios, porque cada uno está trabajando el tema “por separado”, sin embargo, aclaró que la decisión es pagarlo.

“Lo que se está conversando es la modalidad y la flexibilización. Estamos esperando a conocer los detalles, porque ya los contadores tienen que liquidar los sueldos y depositar antes del día 10 (dependiendo de cada convenio). Todas las áreas han mostrado muy buena voluntad porque estamos respondiendo a una decisión unilateral del Gobierno en un contexto difícil”, señaló el empresario.

Ariosto quiso diferenciar la situación que pueden estar viviendo hoy las grandes superficies comerciales, o el sector financiero, con la de los empresarios Pyme. Dadas las condiciones, este año no se hubiera dado el bono en forma espontánea, porque lo principal es sostener las fuentes laborales, pagar a término y no hacer sufrir a nadie”, agregó.

Fuente: Diario Los Andes.

F.B.