Por la fuerte crisis hídrica que afecta al Río Atuel, esta temporada hubo que seccionar de manera más temprana y planificar reducciones a cero del cauce antes de la corta anual.
En este sentido, este sistema aplicado desde el 28 de enero ha permitido mejorar las reservas en los diques, las cuales estaban más que resentidas.
Desde principios de marzo se logró recuperar un 3% de agua embalsada. Es que los diques Valle Grande y Los Reyunos se encontraban al 27% de su capacidad, y en poco más de 20 días se ubican en un 30%.
Se trata de una buena noticia, ya que se pudo seguir erogando agua de manera seccionada, cubriendo las necesidades de los agricultores y empezando a “ahorrar” para lo que se viene.
A fines de enero entre ambos diques contenían 97 hectómetros cúbicos y a pesar de que se siguió entregando agua a los productores ese número se ha acrecentado llegando hasta los 105 en la actualidad.
Con este método se logra repartir de manera equitativa el escaso aporte actual. De no haberlo aplicado no se podría haber cumplido el ciclo de erogaciones hasta marzo.

SITUACIÓN ACTUAL
Con la aplicación del seccionado se logró ganar un 3% de agua para los embalses.
En la actualidad el Valle Grande se encuentra al 28% de su capacidad total embalsando 39 hectómetros cúbicos y El Nihuil está al 31% con solo 66 hectómetros cúbicos.
Entre ambos embalsan 105 hm3, lo que representa un panorama similar a los 116 de la temporada pasada, pero aún por debajo de los 144 de la media histórica.

CORTA A CERO
Entre el 21 y el 30 de marzo se realiza la primera “corta a cero” de la temporada. Luego volvería el agua y se está definiendo el cronograma para lo que viene.
Se esperará a ver si se dan algunas lluvias para tratar de que el período de riego “aguante” hasta el 12 o 15 de abril con el objetivo de que se pueda entregar agua para el feriado de Semana Santa