El diputado provincial Guillermo Mosso (Frente Cambia Mendoza) presentó un proyecto de ley solicitando al Ejecutivo, que a través de Fiscalía de Estado, inicie juicio a La Pampa, Neuquén, Buenos Aires y Río Negro por los daños y perjuicios que le generará a Mendoza la no realización de la obra a corto plazo, como estaba previsto. El escrito también pide que se acuse a los gobernadores de esas provincias.

En diálogo con F.M. Viñas, el legislador reconoció que la formulación de dicho proyecto obedece a «los valores propios del Partido Demócrata de apoyar la obra publico y la defensa de los intereses provinciales. Esta es una causa que debe encontrar a todos los mendocinos unidos en la defensa de esta obra«.

«Están borrando con el codo lo que escribieron con la mano en cuanto a los acuerdos que se firmaron hace años».

El diputado vaticinó el retroceso económico y laboral a corto y largo plazo que generará un nuevo proceso de estudio ambiental como lo definió el COIRCO: «Inmediatamente el daño económico se verá reflejado en la generación de empleo de tanta gente que está con las expectativas y se ha capacitado para ser empleados por las empresas, que están tratando de no cerrar las persianas producto de la pandemia para estar operativa cuando arranque la licitación. A futuro, dilatará la posibilidad de generar energía hidroeléctrica y los recursos económicos que esto trae aparejado«.

Contador y Diputado Provincial del Frente Cambia Mendoza por el Partido Demócrata.

En la misma línea, Mosso calificó de inaudito que La Pampa haya obstruido la megaobra porque «cada obra sobre la cuenca del Colorado beneficia a las cinco provincias que integran el Comité. Esto está estudiado desde la década del 50′ cuando se contrató al Instituto Tecnológico de Massachusetts«.

Haciendo una mirada retrospectiva, el legislador recordó: «En el año 1996 La Pampa propuso el dique Casa de Piedra sobre la cuenca y Mendoza no se opuso» ,y subrayó: «están desconociendo acuerdos que tienen décadas atentando contra la continuidad jurídica del Estado».

A Mendoza la asiste la razón geográfica, jurídica y la jurisprudencia del derecho y desde La Pampa hubo una oposición sistemática sostenida: «Siempre cambian el limite 10 metros más adelante en es su actitud para ganarle la pulseada y aventajar a Mendoza en cualquier ámbito. La pretensión pampeana de seguir cobrando con Portezuelo como ha hecho con los Nihuiles está mal«, resaltó.

Asimismo apoyó al Gobernador en caminar los pasos correspondientes en la defensa de la propuesta mendocina de Portezuelo del Viento pero pidió que «se genere un espíritu diferentes y mostrar realmente con firmeza la defensa de las propuestas de Mendoza porque el gobierno pampeano ha creado en su provincia un enemigo común que en este caso es nuestra provincia«.

Mendoza no ha robado nada y no es enemiga de La Pampa

Haciendo una comparación geográfica entre ambas provincias, Mosso destacó que Mendoza «donde no regás florece la piedra, tenemos el 3% de nuestro territorio bajo riego, somos un desierto donde aprovechamos nuestros recursos. No nos hemos robado ningún río«, en cambio La Pampa «cuenta con la bendición de ser húmeda con un régimen pluvial que Mendoza no tiene«.

Sostuvo que la actitud «agresiva» de la vecina provincia obedece a «una frustración pampeana por su propia dirigencia politica» y graficó «es como la fábula de la cigarra y la hormiga, como ellos no generan politicas de sostenimiento y aprovechamiento, parece que no quieren que el resto lo haga«.

Después del juicio de la promoción industrial, Mendoza decidió invertir el monto en Portezuelo y La Pampa, los $500 millones que recibió, «lo gastó en gastos corrientes y ahora tenemos que pagar los platos rotos de ellos. Reclaman por el Río Atuel pero no ha gestionado nada para el oeste pampeano«, sentenció contundentemente.

•Fernando Burett (F.M. Viñas).