El doctor Aldo Guarino Arias, especialista en Derecho de Aguas, en conjunto con Ana María Gombau, directora del Instituto de Derecho Ambiental del Colegio de Abogados, realizaron un análisis físico e hidrográfico del río Atuel.

Gombau comenzó reseñando que “el Atuel es un río de régimen nival, principalmente su aporte es de nieve, los aportes pluviales son de menor cantidad. Nace en la laguna del Atuel, los mapuches lo designaban “Atuel”, que es “lamento”. Recorre el río muchos kilómetros hasta llegar, en muy escasa dimensión, a La Pampa. El ámbito geográfico lo hace diferente. Por los deshielos de glaciares empieza a recibir una cantidad de arroyos que lo alimentan y en un lugar denominado Las Juntas se une con El Salado, que viene de Las Leñas, va hasta El Nihuil, recorre el Cañón y luego circunda la parte agrícola, le da vida a San Rafael y Alvear. En la parte agrícola se han encontrado restos fósiles de indígenas que utilizaban este río, tenían cultivos. Es decir, que nuestro río Atuel ha sido hace miles de años utilizado por gente que se asentó a sus orillas en esta parte de Mendoza”.

Guarino Arias, por su parte, habló sobre la hidrología del Atuel. “Según muchos autores, uno de ellos Allende, la hidrología es el estudio del agua en la naturaleza, su composición, existencia, alimentación y distribución. Casi todos los autores, cuando hablan de hidrología, tienen un elemento común, que es la distribución del agua. La distribución de las aguas de una cuenca hidrográfica común, aun cuando es discutible que el Atuel sea común con La Pampa, en La Pampa no es río, el río está en Mendoza, nace y muere en la provincia de Mendoza como río, jurídica e hidrológicamente”.

El letrado explicó que “en las décadas del 40 y el 50 se celebraron en el mundo tratados internacionales para establecer las bases de la distribución de las aguas de ríos interprovinciales. Después, en el año 66, se celebró en Helsinki una conferencia de derecho internacional de esta materia y se sientan las bases de que la distribución tiene que ser racional y equitativa. Los especialistas agrupados en las Naciones Unidas hicieron un estudio muy detenido. Las reglas de la equidad son varias”.

Agregó que “la alimentación de la cuenca del Atuel es en Mendoza. De acuerdo a los parámetros de las reglas de Helsinki, en esas condiciones le correspondería a Mendoza un 100%, luego se llega a una determinación de un porcentaje que podría corresponderle a los estados. Otro tema es la población que se asienta en cada uno de los territorios. Cuando se hicieron las pericias para la sentencia de 1987, se comprobó que en la cuenca del Atuel en Mendoza había 100 mil personas y en la cuenca en territorio pampeano no pasaban de 3 mil personas”.

En ese sentido, Guarino dio un ejemplo. “Si tengo un Estado A con 1 habitante, un Estado B con 10 habitantes y en el medio tengo un bidón de agua de 10 litros, pareciera irracional que a ese solo habitante se le den 5 litros y a los otros 10 también 5 litros. Hay otro elemento importante a tener en cuenta, la economía del agua, evitar el desperdicio del agua. Darle agua a un estado para que no lo aproveche es perder el agua. Quedó demostrado con las pericias que en Mendoza había una gran red de riego que consistía en 13 canales matrices, que luego les llamaron primarios, y una extensa red de canales secundarios que en total son 2.300 kilómetros de canales. Mientras tanto, en La Pampa no hay ni una sola obra para distribuir el agua”.

Además hablaron de la perennidad, que es vital para considerar río a un cauce, es decir, que llegue agua en forma permanente y no solo por eventos aislados.

FUENTE: Diario San Rafael. / Edición: A.C.