Pese a que hace unos años se señalaba que la escuela técnica iba perdiendo adeptos, lo cierto es que esto se ha revertido. Si se consideran todas las provincias, entre 2011 y 2018 estas instituciones aumentaron 14,4% su matrícula, incluso más que la secundaria común, que aumentó 10,7%. 

Las secundarias técnicas sumaron 85.701 alumnos en ese lapso, tal cual concluyó el informe “Crece la educación técnica pero persiste la brecha de género”, del Observatorio Argentinos por la Educación, que elaboraron Gustavo Gándara, Pablo Granovsky, Hernán Ruggirello y Marcelo Casartelli, de Fundación Uocra.

En Mendoza se confirma la tendencia. “La matrícula aumenta año a año, también la de mujeres, pero sigue existiendo una diferencia con la cantidad de varones”, aceptó Claudia Federici, coordinadora del sistema GEM, Gestión Educativa Mendoza.

De acuerdo a lo relevado por el área, sólo entre 2017 y 2019, las escuelas técnicas estatales y privadas de Mendoza ganaron 1.896 alumnos y pasaron de 33.030 a 34.926 alumnos. El porcentaje de incremento en dos años es de 5,43%.

“El período que analizamos viene de una serie histórica que mostraba un descenso, o al menos un estancamiento, desde los años 70, porque estaba vinculada a un tipo de desarrollo del país”, explicó el sociólogo Hernán Ruggiriello, coordinador del área de Investigación Social de la Fundación Uocra.

Docentes consultados señalaron que dan más garantías de salida laboral: las empresas contactan a los alumnos antes de egresar, además de que permiten emprendimientos propios.

EFECTIVIDAD

Estas instituciones han logrado reposicionarse en el imaginario social. Así, son reconocidas por una mayor exigencia que redunda en mejores resultados académicos e incluso una mayor proporción de sus egresados continúa con la formación superior. Las técnicas se asocian a una mejor salida laboral y aportan una buena base para la formación superior. “Hoy se considera como una enseñanza que vincula más lo teórico con lo práctico”, señaló Ruggiriello. Dijo que hay una mayor preferencia por la formación digital y estas instituciones la aportan, y que el mejor rendimiento académico  está asociado en parte a la doble jornada que proponen.

HAY MÁS MUJERES PERO TODAVÍA NO SE DA LA PARIDAD

El aumento en la matrícula también se da entre las mujeres, pero la equidad de género en el acceso a esta modalidad educativa muestra escasos avances. “En 2017 (último dato disponible), a nivel nacional sólo el 32,9% de la matrícula de escuela técnicas son mujeres”, advierte el informe del Observatorio Argentinos por la Educación. Es decir tres de cada 10 alumnos.

Entre 2011 y 2018 la situación ha sido irregular en las diferentes jurisdicciones pero siempre limitado. San Luis, es la mejor posicionada, con el 44% de la matrícula de sexo femenino, y la más cercana a paridad (50%). La siguen Tierra del Fuego, Santiago del Estero, Formosa y Chubut, valores entre 40,2% y 40,7%.

En el período Mendoza mostró un retroceso de 1,3%. Pasó de 35,8% en la totalidad de la matrícula a 34,5% en 2017.

Sin embargo, los últimos años la tendencia es al ascenso. La DGE informó que en 2018 había en escuelas públicas 12.427 mujeres versus 20.601 varones. En el actual ciclo lectivo ellas son 12.808 frente a 21.205 varones, casi 40%.

El sociólogo, Hernán Ruggiriello, destacó la influencia de la instalación  de los temas de género, que ha ido rompiendo patrones instalados que las dejaba fuera de actividades. Señaló que se va cerrando la brecha, que en trabajos antes masculinos tienen cada vez más presencia y que escuelas exclusivas de varones les abrieron las puertas.

DETALLES

  • Mejor posición. Estudios de seguimiento de egresados muestran que, a cuatro años de la finalización de la escuela, los egresados tienden a tener mayor continuidad en estudios universitarios y se ubican  en puestos de mayor calificación que jóvenes que cursaron la escuela secundaria común, destacó una de las investigadoras.
  • Más estatales. La mayoría de los establecimientos de Educación Técnico Profesional (ETP) son estatales. Esto incluye secundarias, tecnicaturas y formación profesional. Pertenecen al Estado ocho de cada 10 de ellos.
  • La mitad son secundarias. De la oferta de ETP, las escuelas secundarias reúnen el 50,5% de la oferta. En el país, del total de instituciones, 1.628 corresponden a este segmento, el 88,4% de esta oferta educativa proviene de la gestión estatal y 11,6% de la gestión privada.
  • Mejor rendimiento. Los alumnos mendocinos que obtienen resultado “Avanzado” o “Satisfactorio” en Matemática en el estudio Aprender son 11,6% más que en escuelas comunes. Y en Lengua es 3,4% superior.
  • Más demanda. En 2011 la matrícula de ETP (secundarias más tecnicaturas) era de 1.078.774 estudiantes en el país, mientras que en 2018 llegó a 1.217.913: un aumento del 12,9%.
  • Cambio de mirada. Estas instituciones tuvieron mayor desarrollo en los 60 y 70 asociadas al desarrollo industrial. Luego declinaron. En 2005 se promulga la Ley de Educación Técnico Profesional, que le dio otro ímpetu.
Fuente: Diario Los Andes / Edición: A.C