Tal como se había anunciado, finalmente el gobernador Alfredo Cornejo firmó el decreto que otorga el aumento docente con lo que le puso un punto final a las paritarias. Se trata del tercer decreto de incremento que firma el Ejecutivo para los trabajadores de la educación.

El incremento otorgado es el mismo que para el resto de los estatales. Se trata del 15,7% que se liquidará en tres tramos. 5% a partir de enero, 5,2% desde junio y 5,5% a partir de noviembre. El mismo aumento se otorgó también a los celadores.

Además el decreto incluye para los docentes $2.500 de ayuda para útiles escolares que se pagarán en marzo para única vez. Mientras que para los celadores se prevé otorgar $2.000 en concepto de indumentaria que también se pagarán en el mes corriente.

El decreto no incluye la cláusula gatillo ya que no se llegó a un acuerdo en la paritaria. De todos modos el Ejecutivo analizará la situación más adelante en caso de que la inflación supere el incremento otorgado.

Entre los argumentos del decreto el Ejecutivo señala que “e, a diferencia de otros años, se inició el proceso de discusión paritaria con todos los sectores en el mes de diciembre de 2017, ello a fin de poder tener un mayor tiempo de diálogo entre las entidades sindicales y el Estado, y posibilitar acuerdos que impliquen beneficios salariales a los empleados a partir de enero”.

Además desde el gobierno justificaron la negativa a otorgar la suba que pedía el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE), ya que el gasto que implicaba no podría ser soportado por las arcas del Estado.

En la misma línea y sin terminar la pelea, el gobierno acusó a la entidad sindical de tener “mala fe”.

El Sol