Neri Espinosa, alias el Conde, el ex mediocampista del Lobo Alvearense, quien protagonizó un choque fatal en diciembre del 2015, cuando, a bordo de su auto, impactó a una moto. Por el hecho murió un muchacho de 22 años. Este martes le dieron una pena de 2 años en suspenso y lo inhabilitaron a conducir durante 5 años en un juicio abreviado.

Neri Alberto Espinosa es uno de los mayores referentes del plantel de Gimnasia y Esgrima de Mendoza. El mediocampista de 32 años, apodado el Conde, obtuvo dos ascensos a la Primera B Nacional con el Lobo del Parque, uno en el 2014 y el último logrado el 27 de mayo.

Entre la gloria recientemente conseguida y mientras se prepara para afrontar el desafío de jugar nuevamente la segunda categoría del fútbol argentino, Espinosa fue condenado este martes en un juicio abreviado por un accidente que protagonizó a fines del 2015, en el que murió un joven de 22 años. Recibió 2 años de prisión en suspenso y no podrá conducir vehículos automotores durante 5 años.

Al momento del accidente, el volante no pasaba sus mejores días. Venía de descender al Federal A con el equipo mensana, tras una floja actuación en la B Nacional, perdiendo ambos clásicos ante su histórico rival, Independiente Rivadavia.

Durante el receso del fútbol, en el verano de ese año, el Conde regresó al pueblo de La Llave, San Rafael, su tierra natal, para pasar las festividades con su familia. Pero, el 9 de diciembre, una tragedia lo golpeó de cerca.

La madrugada de ese día, alrededor de la 1, el jugador circulaba por la ruta nacional 146 a bordo de su auto, un Fiat Uno. En un momento, a la altura del kilómetro 353, impactó desde atrás a una motocicleta IMSA 125 en la que iban dos jóvenes.

El fuerte choque no le provocó graves lesiones al deportista y la peor parte se la llevaron los motociclistas. El conductor del rodado menor, Jorge Alberto Magallanes Poblete, murió en el acto, según lo determinó un médico del Servicio Coordinado de Emergencias (SEC) que llegó en una ambulancia hasta el lugar.

Por su parte, el compañero de la víctima fatal, identificado como Joel Cáceres, que tenía 19 años en ese entonces, debió ser trasladado de urgencia al Hospital Schestakow. Allí, los profesionales de la salud diagnosticaron que el muchacho presentaba politraumatismos en el cuerpo y traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento. Su estado era grave, pero, con el pasar de los días, mejoró y sobrevivió.

Por su parte, el Conde fue aprehendido y horas después se le comunicó la imputación por homicidio culposo. Recuperó la libertad por tratarse de un delito excarcelable, pero, la instrucción siguió su curso normal.

A partir de allí comenzó una investigación que resultó positiva para el jugador. Los informes que recibieron los pesquisas judiciales a cargo del caso arrojaron que Espinosa no había consumido alcohol ni iba con exceso de velocidad en el momento del choque. Además, no tenía antecedentes por delitos de tránsito ni de otro tipo. “Fue un hecho desafortunado” indicó una fuente de la causa a El Sol.

Finalmente, en estos días se debía desarrollar el debate oral en contra del volante baboso, pero su defensa acordó con el fiscal en jefe de la Segunda Circunscripción Judicial (Zona Sur), Víctor Giambastiani, resolver todo en un juicio abreviado final (reconociendo la imputación), evitando así que Espinosa se sentara en el banquillo de los acusados.

Este martes se realizó la audiencia, presidida por la jueza María Eugenia Laigle, quien le dictó al mediocampista una condena de 2 años de prisión en suspenso y una inhabilitación de 5 años para conducir.

La trayectoria del Conde

– San Martín de Monte Comán (2002-2004)

– Villa Atuel (2005-2006)

– Sportivo Pedal (2007-2008)

– Gimnasia y Esgrima de La Plata (2010)

– Gimnasia y Esgrima de Concepción del Uruguay (2010-2011)

– Sporting Club Pacífico (2012-2013)

– Gimnasia y Esgrima de Mendoza (2013-presente)

Fuente. Diario El Sol