El delegado para General Alvear de la Dirección General de Escuelas (DGE), José Morán, explicó a F.M. Viñas en que consiste la recategorización particular de cada establecimiento de acuerdo a su zona, sin afectar a los docentes.

Desde el año 2.008 en adelante había muchos juicios administrativos y judiciales, por la importante cantidad de docentes que reclamaban la zona, ítem que había sido reconocido pero por diferentes motivos no se les pagaba. En 2.016 el gobierno provincial decidió abonar todos esos juicios. En aquel momento se destinaron $600 millones a casi 16.000 docentes.

En la nueva recategorización se tienen en cuenta las distancias a una comisaría, centro de salud, la vulnerabilidad social del lugar donde se encuentra el establecimiento, trasporte y otros. La nueva escala es de 0%, 30%, 50%, 70% y 100%.

La zona corresponde al edificio escolar, no a los niveles que se desarrollen en ella.

Se empezará a aplicar desde el mes de abril. A nivel provincial se habla de que un 70% de los docentes estaría siendo beneficiado, alrededor de un 15% mantendría una zona similar y un 10% bajaría.

En caso de que el docente esté entre los que bajan de zona, lo adquirido con anterioridad no se modifica. A modo de ejemplo si una escuela tenía el 40% de zona y con la nueva reglamentación baja al 30%, los docentes que hasta ese momento cobraban el ítem, lo tendrán a ese porcentaje hasta que se jubilen.

En el caso de los que aumente zona, se les subirá automáticamente.

En abril se tendrá el listado definitivo de escuelas.

La última recategorización había sido en 1984 cuando se confeccionó el estatuto docente.

A.C.