La crisis económica que atraviesa el país afecta a prácticamente todos los rubros. Uno de los sectores que la viene pasando mal es el del pan. En los últimos meses las ventas han caído entre un 30 y un 40 por ciento.

Según palabras del  presidente de la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines, Miguel Di BettaLa situación es tremenda, estamos atravesando una crisis que nunca habíamos pasado. No solamente a nivel provincial, sino también en todo el país“, sostuvo el dirigente.

Estamos en una baja de las ventas entre un 30 y un 40 por ciento. Se trata de industrializar lo que más o menos uno cree que se puede vender. Tratamos de subsistir de una forma u otra, haciendo la mercadería justa y necesaria“, agregó.

Di Betta comentó que el principal obstáculo que tienen hoy los panaderos, son las tarifas. “El problema son las tarifas, nos ha llevado a vivir situaciones que cada día están peor. Para nosotros el gas y la luz son fundamentales, este mes me llegó una boleta de 65 mil pesos de luz cuando antes pagaba 6 o 7 mil pesos. Las tarifas nos han dado vuelta el mercado“, sostuvo.

Otro de los temas que preocupan a los industriales panaderos es la clandestinidad.  “Hay panaderías que trabajan directamente en negro, están con las persianas abajo, elaboran en la noche y hacen el reparto durante el día.  Le hemos pedido al Gobierno que salga a controlar y a inspeccionar porque el pan es un producto de primera necesidad y es un producto de nivel sanitario que es importantísimo”.

Fuente: Diario Uno. / Edición: F.B.