Este miércoles se tratará en la sesión de Diputados el proyecto de Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para la etapa de exploración de Hierro Indio en Malargüe. De aprobarse la iniciativa -que ya fue debatida en plenario de comisiones- se convertiría en el primer paso firme para la actividad minera en Mendoza dentro de los parámetros de la ley 7722.

Desde el sector empresario ven con buenos ojos este avance, aunque son cautos con las expectativas para el desarrollo de la actividad a futuro si no se reforma la ley que regula la actividad minera en la provincia.

Raúl Rodríguez, presidente de la Cámara mendocina de Empresarios Mineros (CaMEM), se mostró esperanzado con la posibilidad de que se de marcha con este primer paso para una futura explotación de Hierro Indio. «Es un proyecto pequeño, si bien puede ser una puerta de ingreso para poder discutir minería de una forma más razonable, no es que podamos decir que la minería ha desembarcado en Mendoza», aclaró el referente de la actividad.

«Creo que todo número es importante pero, por ejemplo, un proyecto mediano como en su momento fue San Jorge implicaba una inversión mucho mayor. Siempre en su justo contexto y lugar estamos totalmente de acuerdo, ojalá que sea un primer paso», agregó.

Para Rodríguez es una buena señal que el Gobierno haya tomado el desafío de impulsar el proyecto y que se haya tratado «con seriedad» en la Legislatura tanto por el oficialismo como por la oposición.

El especialista en derecho minero dijo que los proyectos que tiene hoy la provincia podrían llegar a adecuarse a la ley 7722 pero eso no quiere decir que Mendoza vaya a tener minería.

«Necesariamente hay que discutir la ley, sino nos vamos a quedar con los tres o cuatro proyectos que se han podido adaptar y el tema no depende de que se adapten, depende de la geología, hay algunos minerales que podrían llegar a adecuarse y otros que no, no hay forma de que puedan avanzar», explicó.

Al hablar sobre la visión negativa que tienen sectores de la sociedad sobre la actividad minera, Rodríguez dijo que este proyecto «puede ser bueno para demostrar que se puede hacer minería». «Hay que trabajar en revertir la visión negativa, Mendoza no tiene el antecedente, al no tener nada es todo una cuestión de fe. Pero teniendo proyectos funcionando, que las escuelas puedan llevar a los chicos, eso empezaría a cambiar un poco la percepción social que hoy no lo tenemos porque no tenemos ninguna mina funcionando», agregó.

Carlos Ferrer, presidente de la Cámara de Servicios Mineros de Mendoza, se mostró más entusiasta y calificó a Hierro Indio como «un ícono». «Más que el impacto económico que pueda tener, es un proyecto metalífero que abre las puertas a los demás y que está alineado con la visión del gobernador electo en el sentido de adaptar la vieja 7722 a los requerimientos actuales para enriquecer la matriz productiva», señaló.

Ferrer afirmó que están muy conformes con el avance que ha tenido la DIA de Hierro Indio en la Legislatura y que están disponibles para colaborar con la comunicación y la visibilización para empezar esta «otra etapa». Sin embargo, sostuvo que la ratificación legislativa que exige la 7722 es una trampa. «Nada tiene que ver la viabilidad técnica de un proyecto con las cuestiones políticas de los distintos partidos», opinó.

«La inversión en exploración con 2 millones de dólares genera pocas fuentes de trabajo pero sí es un punto de partida, empezar por un proyecto metalífero y que aún estando regulado la 7722 es muy importante. Hay una voluntad de las fuerzas políticas para que esto salga», agregó.

Fuente: Sitio Andino / A.C.