En época de conservas caseras, es necesario seguir una serie de recomendaciones, fundamentalmente en aquellas que corren el riesgo de que se presente o desarrolle la bacteria que provoca Botulismo, como tomate, pimientos y escabeches.

El factor PH es el que impide el desarrollo de esta bacteria, por ejemplo en una conserva de tomate el agregado de dos o tres cucharadas de vinagre por cada frasco, estaríamos dentro de los valores donde no se presenta el desarrollo de la bacteria.

Otro punto importante cuando se hace escabeche es respetar las proporciones,  sobre todo de vinagre, que es el que regula el PH.

De todas maneras para aquellos que han hecho conservas y tengas algún tipo de duda, pueden acercarse por el laboratorio de Bromatología de la Municipalidad. Con solo una muestra del lote, se toma el PH y se le avisa si es o no comestible.

La bacteria a veces suele estar presente, pero si no están los valores de PH en los cuales pueden desarrollarse, no hay ningún problema.

Otra forma sencilla de estar seguros al ingerir este tipo de conservas, al momento de consumirlas, abrir el frasco, se coloca a baño María, se asegura que la temperatura llegue a 85°C en el centro del producto, de ahí esperar de 8 a 10 minutos. Con este procedimiento la toxina que produce a bacteria se destruye.

A.C.