Con goles de Elio López y Lucas Arce, El Croto buscará el campeonato ante Ferro Carril Oeste.

En un partido que tuvo varios condimentos. Goles, penales y expulsados, los dirigidos por Cesar Araya fueron más que El Rojinegro y lo superaron por 2 a 1.

Si bien el estado del campo de juego no ayudó a ninguno de los dos, fue Andes quien intentó desde un primer momento poner la pelota al suelo y buscar el arco de enfrente con López como abanderado. Pero Colon tiene lo suyo, no en vanó llegó hasta acá y por momentos complicando demasiado a sus rivales.

La apertura del marcador sería para El Rojinegro. Fernando Rosales encabezó una gran jugada por el sector derecho y tiró un centro al área para que con una pirueta bastante particular, Diego Chilote la mande a guardar y ponga la historia 1 – 0.

Y estuvo el segundo al caer. A los pocos minutos, Rosales dejó en el camino a Pablo Toledano y remató por encima del travesaño del arco defendido por Dante Barroso.

Tras esa ráfaga de Colon, se vendría lo mejor del Croto. Cerca de la media hora de la etapa inicial, bajaron en el área rojinegra a Sebastián Cazola y el árbitro José García decretó la pena máxima.

El encargado fue “El Bananita” que cambió penal por gol y estampó la igualdad transitoria.

En el complemento los dos arrancaron estudiándose demasiado y por momentos se prestaban la pelota.

La historia se pondría oscura para los de la Diagonal Jorge Simón, cuando tras una corrida de López, cae en el área de Calderón y el árbitro entendió que había simulado y le mostró la segunda amarilla.

Al verse con un hombre de más, los de Avenida Sarmiento volvieron a apretar el acelerador y por momentos complicaron al Croto con el buen juego de Rosales.

A esta historia le quedaba un capítulo más, y uno de los encargados sería el ingresado Cagliero, quien ingresó el área por el sector izquierdo y lo derribaron marcándole un claro penal que Lucas Arce ejecutó con firmeza dándole el triunfo a Andes.

El reloj avanzaba y los nervios se apoderaron del Rojinegro que fue en busca de la igualdad que no llegaría.

Sobre el cierre del partido, algunos simpatizantes del Rojinegro se subieron al alambrado y arrojaron algunos proyectiles lo que hizo retrasar el cierre el partido.

Juan Pablo Navío