El poblamiento de General Alvear es tal vez el más original que se ha dado en el suelo mendocino. No recibió ningún aporte decisivo venido del valle del Río Mendoza, donde está asentada su ciudad capital, ya que desde sus principios y a través del Ferrocarril Oeste, se relacionó con la pampa húmeda, especialmente con la Capital del país, desde el punto de vista social, económico, cultural, etc. Por esta misma vía recibió el aporte inmigratorio, que no sorprende por su cantidad, sino, por la variedad de orígenes, dándole al Departamento su calidad de ser el más cosmopolita de la Provincia.

La “Pampa de la Varita”, como se denominaba antiguamente a este territorio rodeado por los ríos Atuel, Salado y Diamante, fue ocupada desde la prehistoria por “Puelches Algarroberos”, reemplazados luego de su desaparición, durante la conquista española, por los grupos “Mapuches” que poblaron gran parte del país. Estas tierras, que pertenecieron a los “Goicos”, fueron vendidas a Ángel Báez y heredadas por su yerno el Dr. Manuel A. Saez. Luego pasaron a manos de los Sres. Melchor Balaustegui y Leopoldo Taboada, quienes las vendieron en 1884, a Don Diego de Alvear, hijo del General Carlos de Alvear, héroe y guerrero de la Independencia.

Por estar el territorio situado en un lugar estratégico, para contener los malones indígenas que hasta fines del siglo XIX asolaban a Mendoza y San Luis, sobre las márgenes de los ríos Diamante y Salado se construyeron numerosos fuertes y fortines, de los que se destaca el “Fuerte Nuevo o Diamante”, fundado el 29 de setiembre de 1863 por Pablo Irrazabal con tropas del 1º de Caballería de Línea. En este lugar, por ello su relevancia histórica, hizo en 1865 sus primeras armas contra los indios, cuando contaba con 22 años y el grado de Capitán, quién luego sería dos veces presidente de la República y principal gestor de la Campaña del Desierto, el General Julio A. Roca.

Creación del Departamento

Solucionando el problema indígena, el Ing. Carlos de Chapeurouge, enviado por los herederos de Don Diego de Alvear, inicia los trabajos de colonización a fines de 1899 y da por fundada la “Colonia Alvear” el 20 de mayo de 1901. Años más tarde, el 12 de agosto de 1914, en virtud de la Ley Nº 635 de la Legislatura Provincial se sanciona la creación del Departamento con los límites que posee actualmente. La villa cabecera, denominada Colonia Alvear, fue elevada al rango de Ciudad por Decreto Provincial (Nº 2.215), el 19 de setiembre de 1953.

FUENTE: Carlos O. Villegas – Dirección de Turismo, Museos y Patrimonio, Municipalidad de General Alvear. Año 2000.