Tres focos de incendio, dos intencionales y el otro por la caída de rayos eléctricos quemaron entre el jueves y el sábado 4.500 hectáreas.

Los focos se ubicaron en “Campos El Balde”, en la zona de La Resolana, Monte Comán; en el campo Pelleriti, al norte de la ruta 188 y en el Campo Las Cortaderas de Catena, en el límite con la provincia de La Pampa.

En San Rafael el inicio fue el jueves por la noche tras la caída de algunos rayos durante una tormenta eléctrica. El viernes se logró contenerlo pero en la noche, por los vientos, se reencendió hasta el sábado cuando los brigadistas y productores lo volvieron a controlar. En la zona trabajó el helicóptero en apoyo de 16 brigadistas.

En el campo Pelleriti, las llamas consumieron casi 500 hectáreas. Allí cazadores furtivos de piches fueron los que originaron el incendio.

Este campo había sido afectado por los incendios de enero, y aunque una parte se había salvado, con este nuevo foco se perdieron más hectáreas de bosque nativo.

La situación en el campo Catena es similar a la de San Rafael con 2.000 hectáreas quemadas y se estima que el inicio se debe a un hecho intencional producido por algún desconocido.

A.C