En el marco del Día Mundial de la Prevención del Abuso contra Niñas, Niños y Adolescentes  desde la Dirección de Desarrollo Social, Salud y Discapacidad en conjunto con el Área de Niñez y Adolescencia del municipio informaron sobre el trabajo que están realizando.

Desde el año 2.000, se conmemora el 19 de noviembre como la jornada mundial de reflexión sobre los millones de niños abusados cada año, un hecho frecuente a lo que se cree y que las autoridades mundiales convocan a denunciar sin contemplaciones. Se reconoce como “obligación del Estado” la protección de todos los niños de cualquier forma de violencia o maltrato, incluso cuando esto sea realizado por padres, madres o cualquier persona que deba velar por los menores.

UNICEF muestra que en América Latina, prácticamente la mitad de los padres considera parte de la crianza “normal” el castigar físicamente a los niños y las tres cuartas partes asumen que los han agredido psicológicamente, con gritos, agresiones de palabra, o condenas al silencio o indiferencia.

En América Latina, unos seis millones de niñas, niños y adolescentes reciben sistemáticamente “agresiones severas” y unos 80.000 mueren cada año por la violencia generada en el interior de las familias, según cifras de UNICEF. Sin embargo, se hace un llamado de atención a los Gobiernos por la poca contemplación que tienen de la fecha, la cual pasa inadvertida en todas las Américas, casi sin excepción.

En el municipio alvearense se trabaja arduamente tanto en la prevención como en la promoción de los derechos de los niños. En este sentido, Pablo Reyes quien está al frente de la Dirección de Desarrollo Social, Salud y Discapacidad manifestó: “Desde la Dirección de Desarrollo Social desde el área de Niñez y Adolescencia y según los lineamientos con los que trabajamos por pedido del Intendente Marcolini se viene haciendo un trabajo desde hace tiempo pensando en la prevención del abuso contra los niños, abusos que tienen que ver con lo sexual, lo laboral, y en función de eso se ha trabajado en un programa de prevención”.

En materia de trabajo infantil la Municipalidad fue uno de los primeros municipios que firmó un convenio con la COPRETI (Comisiones Provinciales para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil) para trabajar en el departamento en la prevención del abuso y se trabaja en conjunto con los efectores: “El chico tiene como obligación de trabajo el ir a la escuela, tener satisfechas sus necesidades básicas. Hay cuestiones culturales que tiene que ver con el trabajo rural que se transmite de generación en generación que no estamos hablando de eso como que sea malo sino que hay que tener los cuidados necesarios. Los chicos no pueden dejar de ir a la escuela por cumplir horarios laborales, un chico tiene que tener tiempo para jugar y no para cumplir trabajos forzosos” añadió Reyes

“Las organización no gubernamentales siempre hacen un trabajo bastante interesante y en función de eso se ha trabajado en estos 4 años. Muchos de los casos terminan siendo judicializados, con nuestro equipo técnico hemos tenido algunas reuniones y hemos tenido que aceitar los vínculos con las distintas organizaciones y efectores entendiendo que el Poder Judicial es totalmente independiente pero cuando hay buena voluntad de todas las partes es distinto. Hemos podido trabajar sobre distintos casos para mejorar la calidad de vida de los chicos. Hay mucho por hacer y tenemos que seguir trabajando para que nuestros niños crezcan de la mejor manera posible”.

Desde el área municipal de Niñez y adolescencia se modificó el paradigma de la ley 26061, una ley que trabaja sobre los derechos de los niños, niñas y adolescentes. Con base al cambio del paradigma se centra al niño como objeto de derecho: “La modificación hace que área de niñez y adolescencia trabaje no solo en la prevención sino también el promoción de todos los derechos con los que cuenta cada niño, en función de eso nosotros desde el área trabajamos con distintas instituciones  promocionando los derechos y con base a esa promoción, una vez que el niño identifica los derechos que tiene se pueden llegar a prevenir. Si bien tenemos intervención en algunos casos detectados de abuso infantil, la organización encargada puntualmente es el ETIC (Equipo Técnico Interdisciplinario), un organismo responsable de hacer cumplir el derecho que está siendo vulnerado y tomar las medidas correspondientes” comentó Mónica Herrera, Coordinadora del área de Niñez y Adolescencia.

Además, hay una línea telefónica disponible: Línea 102, que funciona en la Provincia de Mendoza desde 1999 recibiendo el llamado de la comunidad cuando se observan situaciones donde se vulneran los derechos de niños, niñas y adolescentes.

  • Es un espacio de escucha y contención.
  • Es un espacio para pedir ayuda.
  • Es gratuita.
  • Es confidencial.
  • Coordina con otras instituciones que trabajan en la protección de derechos

¿Cómo funciona?

El 102 no es un número de emergencias o urgencias ni de denuncias. La provincia de Mendoza ya tiene el 911, que articula la necesidad de atención médica inmediata a través del Servicio de Emergencia Coordinado o la asistencia inmediata de la Policía.

Si existe alguna situación en donde se encuentre en riesgo la integridad física o sexual de niño/a, se coordina de forma inmediata con el OAL, que tiene profesionales de guardia para que se evalúe si es necesaria la toma de una medida de protección en ese momento. En caso de que haya alguna situación de vulneración de derechos, pero que exista alguna figura protectora en el entorno de ese niño, niña o adolescente, se coordina con las instituciones correspondientes a los fines de que sean atendidos de forma ambulatoria. (Salud, Educación, Desarrollo Social, Justicia).

 “Nosotros además de la promoción de los derechos hemos difundido la línea 102 que ayuda a aquellas personas que visualizan alguna situación de abuso infantil, maltrato, pobreza estructural y deriva al organismo que corresponda la demanda” culminó Herrera.

R.B (F.M Viñas).